ENERGIA NUCLEAR FACIL



COMPARTE ENERGIA NUCLEAR









Comparte www.areatecnologia.com

añadir facebook  añadir a mi twitter  añadir en mi tuenti  añadir en delicious  añadir en mi digg  añadir meneame











 ¿Qué es la Energía?

 Pregunta fundamental para empezar este tema. La energía es la capacidad de un cuerpo cualquiera para efectuar un trabajo. Por ejemplo: el agua almacenada en una presa contiene energía. Cuando se abren las compuertas, el agua se pone en movimiento y acciona unas ruedas de molino (trabajo) o bien unas máquinas llamadas turbogeneradores que producen otro tipo de energía (energía eléctrica).

 La energía adopta diversas formas (mecánica, luminosa, calorífica, hidráulica, etc) y ha existido siempre en la naturaleza. El hombre no puede crear energía. Lo que realmente hace el hombre es inventar máquinas que aprovechan la energía existente en la naturaleza (energía primaria) para realizar trabajos útiles, tales como calefacción, transporte o bien para transformar la energía primaria en otras formas de energía más cómodas de utilizar.


 Todos estamos familiarizados con la energía eléctrica, puesto que la usamos continuamente en nuestros hogares. Cuando accionamos el interruptor de la luz, o cuando conectamos la radio, o la nevera o la lavadora, disponemos de una energía invisible, silenciosa y limpia, dispuesta a realizar su trabajo las veinticuatro horas del día y los trescientos sesenta y cinco días del año.

  Ahora bien, para que esto sea posible ha sido preciso transformar alguna forma de energía primaria existente en la naturaleza en la energía eléctrica que llega a nuestras casas. La naturaleza nos ofrece diversas alternativas o fuentes de energía primaria: saltos de agua, carbón, leña, petróleo, gas...... a partir de las cuales se consigue energía eléctrica por medio de las centrales (hidráulica, térmica, etc) construidas para esa función.

 Hasta hace 30 años éstas eran las únicas fuentes de energía aprovechadas por el hombre. Pero la población humana ha ido creciendo continuamente y elevando su nivel de vida, aumentando sus necesidades de energía eléctrica (ferrocarriles, industrias, electrodomésticos) y se dio cuenta de que el carbón, petróleo, gas utilizados hasta entonces se estaba agotando y era preciso encontrar otra forma de energía para hacer frente a las nuevas necesidades. Así descubrió el hombre que existía una substancia en la naturaleza, llamada uranio, que contenía en su interior enormes cantidades de energía. Entonces tuvo que idear las máquinas apropiadas para aprovechar esta energía y transformarla en energía eléctrica.

 El Uranio

 El uranio es un metal que tiene unas determinadas propiedades y que se encuentra en la naturaleza en estado sólido mezclado con otros materiales. El uranio se compone de multitud de átomos. Cada átomo lleva dentro un núcleo el cual, a su vez, contiene diversas partículas, y entre ellas, unas llamadas neutrones.

 ¿Cómo se obtiene energía del uranio?

  En el núcleo del uranio es donde se encuentra almacenada la gran cantidad de energía. De ahí viene el nombre de energía nuclear con que se le conoce. Para liberar y disponer de esta energía es preciso romper (fisionar) el núcleo del átomo de Uranio.

 Energía nuclear

 La energía nuclear es la energía liberada durante la fisión o fusión de núcleos atómicos cuando en el se produce une reacción nuclear (por ejemplo romper el nucleo).

 Es la 4ª fuerza y es la fuerza más potente. Las cantidades de energía que pueden obtenerse mediante procesos nucleares superan con mucho a las que puedan lograrse mediante procesos químicos, que solo implican las regiones externas del átomo. La energía se puede obtener de dos formas: fisión y fusión.

 La energía que proviene de estos dos procesos es debida a la desigualdad de materia que existe en la reacción, entre los elementos reactivos (antes de la reacción o rotura) y los elementos resultantes de la reacción (después de romperse).

 Una pequeña cantidad de masa proporciona por tanto una gran cantidad de energía. Por ejemplo la energía que produce un kilogramo de uranio (elemento usado en la fisión) es equivalente al la que producen 200 Tm de carbón.

 Fisión

 Es una reacción nuclear en la que se provoca la ruptura del núcleo de un átomo mediante el impacto de un neutrón.

 Como en todo núcleo existe almacenada una enorme cantidad de energía (que hace que todas las partículas estén unidas unas a otras), al producirse la fisión, parte de esta energía se libera y se manifiesta en forma de calor. Además de calor se desprenden una serie de radiaciones (partículas subátomicas), que en grandes dosis suelen ser perjudiciales para los seres vivos.

 Generalmente los átomos que se suelen fisionar son de uranio, torio o plutonio. Este proceso tiene lugar en núcleos atómicos de isótopos inestables de algunos de estos elementos como el uranio 235 (tiene 143 neutrones en su nucleo y 92 protones, en total 235).

 Los neutrones emitidos en la fisión puede provocar otras fisiones de otros núcleos de uranio, continuándose el proceso. A esto se le denomina reacción en cadena.

energia nuclear

 Fusión

 La reacción de fusión o reacción termonuclear consiste en interaccionar o unir dos núcleos de átomos ligeros para formar otro átomo más pesado. En esta reacción se libera energía correspondiente al defecto de masa entre las distintas fases de la reacción.

 El ejemplo típico de esta reacción es la fusión del hidrogeno y más concretamente de sus dos isótopos, deuterio(D) y tritio(t ), para formar helio, un neutrón y gran cantidad de energía. Estos elementos son abundantes. El deuterio se obtiene del agua y el tritio del litio, metal muy abundante en la naturaleza que normalmente se encuentra mezclado con otros minerales.

fusion nuclear

 El inconveniente es que para conseguir esta reacción es necesario mantener a los elementos a una temperatura próxima a los 100 millones de grados centígrados. A esta temperatura la materia se denomina plasma y normalmente se mantiene dentro de potentes campos magnéticos, creando un recinto capaz de aguantar esta condiciones.

 Esta forma de crear energía es la utilizada por el Sol. En la actualidad el aprovechamiento de esta energía está en vías de investigación y desarrollo. La dificultad mayor está en conseguir las altísimas temperaturas, ya que en estos momentos hay que invertir más energía que la que realmente se obtiene. Se espera que salvada esta barrera, y con el avance científico necesario, esta fuente de energía sea la energía base del futuro, energía sin residuos radioactivos peligrosos y una fuente de energía casi inagotable que permitiría el abastecimiento de energía prácticamente para siempre. Es sin duda la energía del futuro que nos arreglaría muchos problemas en el mundo.

 Veamos como se genera la Energia Nuclear mediante este video muy sencillo:



 La Reacción en Cadena

 Esto sucede cuando se dispone de una gran cantidad de núcleos de uranio. Los neutrones liberados en la rotura de cada núcleo de uranio se aprovechan para romper nuevos núcleos, produciendo otros neutrones, que a su vez vuelven a chocar con otros núcleos, liberando nuevos neutrones y así sucesivamente.

 Al producirse muchas fisiones se dispone de una gran cantidad de energía que se podrá transformar en energía eléctrica.

 Naturalmente, el hombre, al idear las máquinas capaces de aprovechar la energía nuclear en la forma que hemos visto (centrales nucleares), ha ideado simultáneamente la forma de controlar la cantidad de energía que se produce, de forma que en todo momento se produzcan las cantidades adecuadas a las necesidades.

 Veamos un video sobre la Fisión Nuclear y la reacción en cadena:



Las radiaciones

 Las radiaciones forman parte del mundo de la energía nuclear. La humanidad ha estado siempre expuesta a radiaciones visibles e invisibles que proceden de las materias existentes en todo el universo. Las radiaciones puede ser de dos clases:

 Las radiaciones naturales son las existentes en el medio en que vivimos; provienen de la Tierra y del espacio exterior. En la Tierra hay minerales(uranio, torio y radio) que emiten radiaciones y del espacio exterior nos llegan las radiaciones procedentes del Sol y de las estrellas. Las radiaciones naturales provienen de: las radiaciones cósmicas que nos vienen de fuera de la Tierra; los elementos llamados radiactivos se encuentran incluso en los materiales con los que se fabrican las casas en que vivimos, en el aire que respiramos, en el agua que bebemos, en los alimentos que tomamos, etc; Los elementos que forman el cuerpo humano, principalmente el potasio y el carbono.

 Las radiaciones artificiales son las que provienen de fuentes creadas por el hombre(aparatos de televisión y monitores, relojes con esferas luminosas, aparatos de radiografía utilizados en medicina) Los aparatos de radiografía son las fuentes de las que mayor cantidad de radiación recibimos.

 Esta energía se propaga en forma de radiaciones, formadas por partículas nucleares, como la radiación a , radiación b y neutrones, o por ondas electromagnéticas, como la radiación g .

 La radiación (a ) está formada por partículas con carga eléctrica positiva y mas concretamente por núcleos de helio. Recorren una distancia muy pequeña y son detenidas por una hoja de papel o la piel del cuerpo humano.

 La radiación (b ) está compuesta por una corriente de partículas semejantes a los electrones procedentes del núcleo atómico que se liberan al producirse la escisión. Recorren en el aire una distancia de un metro, aproximadamente, y son detenidas por unos pocos centímetros de madera o una hoja delgada de metal.

 La radiación (g ). En este caso no tiene carga, pues no son desviadas por efecto de ningún campo magnético ni eléctrico. Recorren cientos de metros en el aire y son detenidas por una pared gruesa de plomo o cemento.

 Los neutrones. Estas partículas del núcleo atómico no poseen carga. Son emitidas en una reacción atómica y son muy penetrantes, pero pueden ser fácilmente frenados. El agua es un excelente blindaje frente a ellos.

LA TECNOLOGIA EMPLEADA

 Una central nuclear es una instalación termoeléctrica que aprovecha la fuente de calor originada por la fisión del núcleo de uranio para producir energía eléctrica.

 La fisión del núcleo, aparte de originar calor, emite neutrones que darán origen a otras fisiones. Se dice entonces que se esta originando una reacción en cadena.

 Si una reacción nuclear no esta bajo control se puede producir una gran explosión, ya que se libera una enorme cantidad de energía en poquísimo tiempo. Precisamente para evitar esto, en las centrales nucleares se encuentran los reactores nucleares, que son maquinas que permiten iniciar, mantener y controlar una reacción en cadena. En este enlace puedes ver como son las diferentes tipos de centrales eléctricas: CENTRALES ELECTRICAS.

COMPONENTES DE UNA CENTRAL NUCLEAR

 La central nuclear utiliza como fuente de energía la procedente de un elemento fisionable. Por analogía con el proceso que tiene lugar en las centrales termoeléctricas de carbón, petróleo o gas, se suele denominar a este material combustible nuclear, aunque en las centrales nucleares no tiene lugar ninguna combustión.

 Este material debe mantenerse estable el mayor tiempo posible para que se pueda manipular. Solo tres isótopos de elementos pesados cumplen esta condición: Uranio 233, Uranio 235 y Plutonio 239.

 Para utilizar este material las centrales nucleares tienen en sus instalaciones el reactor nuclear, como elemento básico e indispensable. En el núcleo del reactor se aloja el material combustible y se produce y controla la fisión, siendo el elemento que constituye el alma de la central.

  El Reactor Nuclear

 En los reactores nucleares el combustible se introduce en tubos, de unos 5m. de longitud y 1cm. de diámetro, de acero inoxidable o de una aleación de circonio.

 Para iniciar la fisión en el núcleo hay una fuente de neutrones que, en la mayoría de los casos, esta inmersa en un moderador, generalmente, agua ligera, agua pesada o grafito. La función del moderador es reducir la velocidad de los neutrones para asegurar su impacto sobre otros núcleos.

 Otro elemento importante son las barras de control, cuya misión es regular la actividad dentro del núcleo. Para ello usan barras móviles que se introducen mas o menos en el núcleo, regulan el numero de fisiones que tienen lugar por unidad de tiempo y permiten variar la potencia del reactor. Cuando las barras de control están totalmente introducidas en el núcleo, la absorción de neutrones es tal, que la reacción en cadena separa. A medida que se van extrayendo del núcleo las barras, la reacción va aumentando hasta los niveles requeridos. Las barras de control suelen ser aleaciones de boro, cadmio y hafmio.

 Los reactores se pueden clasificar en:

 - Reactores lentos o térmicos: son los que disponen de algún tipo de moderador.

 - Reactores rápidos: no disponen de moderador.

 El núcleo del reactor está rodeado de un elemento refrigerante, un fluido que se encarga de transmitir el calor producido en el mismo a los equipos de transformación de energía, con la que generan energía eléctrica.

 El conjunto de todos estos elementos se encuentra dentro de un recipiente de contención formado por muros de gran espesor para evitar cualquier fuga de radioactividad al exterior en caso de accidente, y también para resistir los efectos de un movimiento sísmico. Suele tener forma cilíndrica con una cúpula semiesférica.

 Edificio de turbinas y condensación

 A el llega el vapor de agua a alta temperatura que mueve los álabes del turbogenerador procedente de refrigerar directamente el núcleo del reactor o de un intercambiador de calor.

 Edificio de manipulación

 En este lugar también se almacenan el combustible ya utilizado hasta que sea trasladado a un centro de reprocesamiento o a un deposito de almacenamiento definitivo.

 Necesidad de las centrales nucleares

 En todo el mundo hay un aumento progresivo en las necesidades de energía eléctrica debido al aumento del nivel de vida. Cada día electrificamos más nuestros hogares, tenemos lavadora, televisión, radio, calefacción y lavavajillas....... Cada día hay más industrias que consumen mayor cantidad de energía eléctrica.

 En pocas palabras, el consumo de energía eléctrica crece a un ritmo constante. En nuestro país el crecimiento es, aproximadamente, de un 3% anual acumulativo. Esta mayor demanda hay que satisfacerla, y para ello hay que producir más energía eléctrica.

 Para satisfacer esta demanda hay gran cantidad de centrales de muchos tipos (hidráulica, térmica, etc.). Ahora bien, dado que ambas materias primas, y sobre todo el petróleo, se encuentran en el subsuelo y en cantidades limitadas y en manos de unos pocos países, por lo que es aconsejable y hasta necesario, buscar otra fuente primaria de energía como alternativa del petróleo. Esta tercera fuente es el uranio que constituye el combustible de las centrales nucleares y que ha demostrado a lo largo de casi 40 años su capacidad para producir energía eléctrica de una forma segura, limpia y a un coste no superior al de las centrales térmicas. Otra ventaja es que el coste de la energía eléctrica producida de esta forma apenas esta influenciada por la subidas en el precio del uranio mientras que en las otras centrales sí.

 Por todo ello hemos de concluir que si queremos que nuestro desarrollo se mantenga, la energía nuclear se manifiesta, por el momento, como solución a nuestro problema energético.

Central con reactor de agua pesada

 El combustible utilizado es uranio natural. Como moderador utiliza agua pesada. Como refrigerante emplea agua pesada a presión, en el circuito primario y agua ligera en el circuito secundario. Prácticamente no se emplea.

Central con reactores rápidos

 A diferencia de todos los tipos anteriores no utiliza moderador para reducir la velocidad de los neutrones emitidos en el proceso de fisión. El combustible es plutonio y uranio 238.

 En la fisión, parte del uranio se transforma en plutonio, con lo que se puede obtener rendimientos hasta 60 veces superiores a los que se consiguen en las actuales centrales convencionales. Debido al enorme calor que desarrollan deben utilizar un refrigerante muy efectivo, generalmente sodio líquido. De este reactor hay funcionando unas 6 centrales en todo el mundo, pues se trata de una tecnología muy reciente que todavía esta en proceso de experimentación.


FUNCIONAMIENTO DE UNA CENTRAL NUCLEAR

  Descripción de una central nuclear de tipo PWR con los elementos más importantes de la misma.

 El edificio del reactor es un recinto blindado, cilíndrico cubierto por una cúpula semiesferica. En el se aloja el reactor los generadores de vapor y las bombas del refrigerante del reactor. Esta instalación constituye la parte más importante de la central.

 El funcionamiento de la central es el siguiente:

 El reactor genera calor por la acción de las fisiones de los átomos del combustible, que pasa al fluido refrigerante, que se mantiene en estado líquido, debido a la presión alta del circuito. El fluido es conducido mediante tuberías hacia los generadores de vapor, regresa por otros conductos de nuevo al reactor, mediante el impulso de una bomba. Este circuito se denomina circuito primario de refrigeración. En los generadores de vapor, el calor es transmitido al refrigerante (agua) del circuito secundario donde se vuelve vapor. Este se dirige al edificio de turbinas, donde acciona los álabes de las turbinas de alta y baja presión. El vapor que sale de las turbinas pasa de nuevo a estado líquido en el condensador por acción de un circuito de refrigeración, que toma agua de un río o del mar, siendo restituido de nuevo al mismo posteriormente. El vapor condensado se purifica mediante desmineralizadores y, tras un calentamiento previo, es introducido de nuevo en los generadores de vapor mediante una bomba que aumenta su presión convenientemente, repitiéndose así el ciclo.

 La energía cinética producida en las turbinas se convierte mediante un generador en energía eléctrica, la cual, mediante transformadores se convierte en corriente de alta tensión.

 El seguimiento de todas estas operaciones se realiza en la sala de control y las instalaciones se completan con el edificio de manejo de combustible (almacén con el combustible nuevo y otro almacén con el combustible gastado).

El ciclo del combustible nuclear

 Cualquier central de producción de energía eléctrica es sólo parte de un ciclo energético global. El ciclo del combustible de uranio empleado en los sistemas RAL es actualmente el más importante en la producción mundial de energía nuclear, y conlleva muchas etapas. El uranio, con un contenido de aproximadamente el 0,7% de uranio 235, se obtiene en minas subterráneas o a cielo abierto. El mineral se concentra mediante trituración y se transporta a una planta de conversión, donde el uranio se transforma en el gas hexafluoruro de uranio (UF6). En una planta de enriquecimiento isotópico por difusión, el gas se hace pasar a presión por una barrera porosa. Las moléculas que contienen uranio 235, más ligeras, atraviesan la barrera con más facilidad que las que contienen uranio 238. Este proceso enriquece el uranio hasta alcanzar un 3% de uranio 235. Los residuos, o uranio agotado, contienen aproximadamente el 0,3% de uranio 235. El producto enriquecido se lleva a una planta de fabricación de combustible, donde el gas UF6 se convierte en óxido de uranio en polvo y posteriormente en bloques de cerámica que se cargan en barras de combustible resistentes a la corrosión. Estas barras se agrupan en elementos de combustible y se transportan a la central nuclear.

 Un reactor de agua a presión típico de 1.000 MW tiene unos 200 elementos de combustible, de los que una tercera parte se sustituye cada año debido al agotamiento del uranio 235 y a la acumulación de productos de fisión que absorben neutrones. Al final de su vida, el combustible es enormemente radiactivo debido a los productos de fisión que contiene, por lo que sigue desprendiendo una cantidad de energía considerable. El combustible extraído se coloca en piscinas de almacenamiento llenas de agua situadas en las instalaciones de la central, donde permanece un año o más.

 Al final del periodo de enfriamiento, los elementos de combustible agotados se envían en contenedores blindados a una instalación de almacenamiento permanente o a una planta de reprocesamiento químico, donde se recuperan el uranio no empleado y el plutonio 239 producido en el reactor, y se concentran los residuos radiactivos.

 El combustible agotado todavía contiene casi todo el uranio 238 original, aproximadamente un tercio del uranio 235 y parte del plutonio 239 producido en el reactor. Cuando el combustible agotado se almacena de forma permanente, se desperdicia todo este contenido potencial de energía. Cuando el combustible sé reprocesa, el uranio se recicla en la planta de difusión, y el plutonio 239 recuperado puede sustituir parcialmente al uranio 235 en los nuevos elementos de combustible.

 En el ciclo de combustible del RARML, el plutonio generado en el reactor siempre se recicla para emplearlo como nuevo combustible. Los materiales utilizados en la planta de fabricación de elementos de combustible son uranio 238 reciclado, uranio agotado procedente de la planta de separación isotópica y parte del plutonio 239 recuperado. No es necesario extraer uranio adicional en las minas, puesto que las existencias actuales de las plantas de separación podrían suministrar durante siglos a los reactores autorregenerativos. Como estos reactores producen más plutonio 239 del que necesitan para renovar su propio combustible, aproximadamente el 20% del plutonio recuperado se almacena para su uso posterior en el arranque de nuevos reactores autorregenerativos.

 El paso final en cualquiera de los ciclos de combustible es el almacenamiento a largo plazo de los residuos altamente radiactivos, que continúan presentando peligro para los seres vivos durante miles de años. Varias tecnologías parecen satisfactorias para el almacenamiento seguro de los residuos, pero no se han construido instalaciones a gran escala para demostrar el proceso. Los elementos de combustible pueden almacenarse en depósitos blindados y vigilados hasta que se tome una decisión definitiva sobre su destino, o pueden ser transformados en compuestos estables, fijados en material cerámico o vidrio, encapsulados en bidones de acero inoxidable y enterrados a gran profundidad en formaciones geológicas muy estables.

La energía nuclear y el medio ambiente

 El aprovechamiento de la energía nuclear, debido a sus características, trae consigo riesgos que pueden originar grandes perjuicios para la vida en la tierra y para el medio ambiente. Esto hace que en la actualidad sean muy dispares las opiniones acerca de su uso.

 Potencialmente el riesgo está ahí y aunque pequeño, existe. En caso de una fuga radioactiva podría acarrear balances provisionales de:

 - La superficie quedaría totalmente contaminada durante décadas en un radio de acción de 10 Km.

 - Miles de afectados.

 - Futuros cánceres, así como malformaciones de nuevos seres.

 - La atención médica para tal evento rebasaría su capacidad.

 - Consecuencias a la largo plazo no definidas.

 - Además en un radio de 30 Km. existe riesgo de contaminación de agua y alimentos.

 Como ejemplo patente tenemos el caso del accidente de Chernobyl en 1986, en el que a cientos de kilómetros los niveles de radiación eran preocupantes. Este accidente, aunque se debió principalmente a una mala aplicación de las normas de seguridad y control, no se debe repetir.

 A pesar de todo esto no debemos de ser alarmista ya que los seres vivos se encuentran sometidos a radiaciones, de origen natural, que superan con creces los niveles de radiación recibidos, en relación con los que podrían recibir de una central nuclear cuando funciona de manera normal.

Seguridad contra las radiaciones

 Los efectos de las radiaciones fueron reconocidos antes de proyectar el reactor nuclear. Unos 40 años de experiencia habían avisado que los materiales radiactivos y las radiaciones penetrantes deberían tratarse con cuidado.

 En 1920, los científicos de varios países empezaron a estudiar los daños que habían sufrido los primeros investigadores, debido al contacto directo o por haber ingerido materiales radiactivos o bien por exposiciones prolongadas a los rayos X.

 Como resultado de todos los esfuerzos y estudios realizados durante muchos años, se han establecido unas normas fundamentales de protección, que determinan las dosis equivalentes de radiación máxima admisible, de manera que no produzcan ningún daño apreciable, tanto para las personas profesionales expuestas a ellas como para la población en general.

Los Medios eficaces para protegerse de las radiaciones son:

El tiempo interviene de dos formas:

 - Limitando la duración de exposición. El tomar el sol un rato no hace daño, pero si se toma durante horas seguidas puede producir quemaduras.

 - Almacenando las substancias radioactivas para reducir la intensidad de las mismas. Según va pasando el tiempo, su fuerza es menor. De igual forma que las cenizas de cualquier fuego se van enfriando.

La distancia:

 - Al aumentar la distancia también se reduce la intensidad de las radiaciones. Igual que sucede con una estufa, cuanto más lejos estemos, menos calor recibimos.

Pantalla interpuesta:

 - La pantalla, pared o muro detiene las radiaciones.

Residuos radiactivos

 Se denomina residuo radiactivo a cualquier material que contiene o está contaminado con radioisótopos en concentraciones superiores a las establecidas por las autoridades competentes.

 Las centrales nucleares que se construyen actualmente están provistas de todas las instalaciones necesarias para que el escape de productos radiactivos al exterior sea prácticamente nulo, lo que se denomina descarga radiactiva cero.

 Este término de descarga radiactiva cero, significa que las dosis de radiación producida por las sustancias que salen al exterior es muy inferior a la radiación natural, producida por los rayos solares, las substancias minerales existentes en la tierra, etc., a la cual ha estado sometido el ser humano desde su origen en la tierra.

 Las medidas de radiactividad realizadas en las proximidades de las centrales nucleares se efectúan antes del funcionamiento de las mismas, para calcular el nivel de radiación del fondo natural. La legislación de los siguientes países, que disponen de estas centrales, permiten reducidos aumentos de estos valores de radiactividad ambiental. Valores, por otra parte, que se encuentran muy por debajo de lo que presumiblemente pueda afectar al medio ambiente.

 Los residuos radiactivos tienen su origen principal en las centrales nucleares y en menor medida en aparatos clínicos y de investigación. Los más significativos son:

· Residuos gaseosos y líquidos procedentes de centrales nucleares.

· Residuos sólidos de baja y media actividad producidos en centrales nucleares y otras instalaciones, tales como hospitales.

· Residuos sólidos de alta actividad procedentes de combustibles de las centrales nucleares.

· La seguridad de las centrales nucleares

 Las centrales nucleares han venido a resolver en gran medida el problema de la siempre creciente demanda de energía con que se enfrenta el mundo actual, y que se agrava con el agotamiento progresivo de los combustibles tradicionales (carbón, gas, petróleo).

 Ante tal perspectiva, cabe preguntarse a que riesgos está expuesto el ambiente, en el que el hombre desempeña su actividad cotidiana, como consecuencia de la instalación y funcionamiento de las centrales nucleares. En otras palabras, ¿son seguras las centrales nucleares?.

· Contención de las sustancias radiactivas dentro de barreras múltiples:

1ª barrera: la propia pastilla del combustible nuclear tiene una gran capacidad para retener en su interior la mayor parte de las sustancias radioactivas que se producen, constituyendo, de esta forma, la primera barrera que evita el escape de dichas sustancias.

2ª barrera: la pequeña cantidad restante que se desprende del combustible queda confinada en los tubos, que forman las varillas de combustible.

3ª barrera: si, por un defecto en la barrera anterior, lograra salir alguna partícula, pasaría al refrigerante, quedando confinada dentro del circuito cerrado en que se mueve dicho refrigerante.

4ª barrera: además de estas barreras anteriormente indicadas, existe una mas, denominada edificio de contención (hormigón y acero), que contribuye a garantizar que dichos residuos no contaminen el ambiente.

· Líneas de defensa:

 Para conseguir las máximas garantías, en cuanto a la eficiencia de las barreras de contención, se aplica el concepto conocido por las "tres líneas de defensa".

 La primera línea de defensa consiste en la elaboración de un proyecto, en el que se escogen aquellas características físicas que, por sí mismas, hagan que el reactor sea seguro y estable.

 La segunda línea de defensa consiste en la adopción de una serie de medidas encaminadas a contrarrestar los efectos del mayor fallo, que pueda imaginarse en las barreras, de forma que no puedan escapar al ambiente las sustancias radiactivas.

 La tercera línea de defensa consiste en una serie de instrumentos y sistemas independientes, que realizan la misma función que la segunda línea.

· Conclusión:

 Teniendo en cuenta que la palabra seguridad ha de entenderse en términos relativos, si alguna actividad puede catalogarse como segura es, sin lugar a dudas, la producción de energía eléctrica en las centrales nucleares.

 A cualquier escala, los beneficios de un combustible limpio, económico e inagotable pesan mucho más que los posibles y poco probables riesgos que puedan presentar, ya que no existe otra alternativa razonable para satisfacer nuestras necesidades de energía.

 Por todo esto se puede decir de una manera razonada que si hay seguridad en las centrales nucleares y que es muy poco probable que pueda suceder nada peligroso, siendo más probable una catástrofe por una rotura de una presa que en una central nuclear.




 Si te ha gustado haz click en Me Gusta, Gracias:


 © Se permite la total o parcial reproducción del contenido, siempre y cuando se reconozca y se enlace a este artículo como la fuente de información utilizada.